Google+ Followers

Followers / Seguidores

viernes, 31 de octubre de 2014

RdS: Atracciones Temporales -- Capítulo 1, parte 3


Hola de nuevo, gentecilla.

Sé que la entrada anterior ha sido relativamente corta, pero me he visto obligado a acortarla. Aviso, en esta parte hay texto y largas parrafadas, completamente útiles y necesarias para comprender el transcurso de la historia. Lamento que se os haga pesado y/o aburrido. Aun así, espero que también lo disfrutéis.


Había una entrada, rodeado por una verja metálica, ésta más pequeña que la anterior. Las puertas estaban abiertas de par en par. Dentro del área había dos cabañas grandes a la izquierda, y una más pequeña a la derecha. Al fondo estaba el río, de unos cincuenta metros de ancho, y en la orilla habían improvisado un puerto, con barcas grandes atadas a árboles. Cada cierto tiempo, tres personas, del grupo grande que esperaba en la orilla, empujaba una barca y se iban río abajo.




Un hombre corpulento les ayudaba. Empujaba las barcas a quienes no podían con su peso, y ayudaba a subir las mochilas y el equipaje a los jóvenes.

Nos vio y se dirigió a nosotros tras asegurarse de que le esperaría ese grupo.

-Hola, muy buenas tardes. Soy Gustavo, seguro que os habrán hablado de mí.- se secó la frente con una mano. -No me sonáis ninguno, así que me apuesto una escama a que sois todos nuevos, ¿sí?

Alex tomó la palabra.

-Sí, todos somos nuevos. Hemos llegado hoy.

-¿Hoy?- alzó incrédulo las cejas -¿Y ya deseáis montar en Conserva?

-Bueno, en realidad no. Pensábamos venir mañana temprano a probarlo, porque estaremos dos semanas, y nos han comentado en los puntos de información que es una atracción muy larga, que puede durar dos o tres días en recorrerla.

-Entiendo. No sabéis nada de Conserva y querríais ver un par de vídeos para orientaros, ¿no?

-Sí, eso creo. Venimos del hotel AZUL, y nos acaban de poner un vídeo no muy entretenido sobre el comportamiento a seguir, así que los chicos están un poco cansados de ver vídeos.

-Lo comprendo. ¡Chicos!- nos llamó para que le hiciéramos caso -Sí, así está mejor. Me gusta que me presten atención. Mirad, me parecéis todos buenos chicos, y estoy seguro de que el vídeo del hotel fue muy aburrido. Yo personalmente hice la primera parte, la parte interesante que explica cómo es el parque y eso. La otra no sé quién la hizo, pero es muy aburrida y soy capaz de hibernar si me la ponen de nuevo.

-Sé que no os apetece ver un vídeo ahora, ni de orientación, ni una película ni nada; pero ha llegado un grupo grande, y tengo que atenderles. Seguidme, por favor.

Entramos en una de las cabañas grandes, y vimos que era una sala de proyecciones.

-Sentaos, por favor. Aún tengo que ayudar a muchos aventureros, y terminaré en unos diez minutos. El vídeo dura casi cuarto de hora, así que llegaré justo para ver el final con vosotros.- cerró las cortinas y puso el vídeo.

-Si finalmente decidís venir mañana, os recomendaría reservar temprano, y tengo libres entre las nueve y media y las once y media. Os levantáis a las ocho, venís aquí y sobre las nueve y media llegáis, si salís del hotel hacia las ocho y media. Sirvo desayunos, en la otra cabaña grande, así que no perdéis el tiempo en desayunar. Después os explicaré el equipaje que podéis llevar; y después de las dudas, y de decidir los grupos para ir, os ayudo con el equipaje y con la barca y… ¡a-le-hop! Os veo en quince minutos. ¡Disfrutadlo!- se despidió.

La pantalla se tornó de negra a blanca.

-“Conserva.”- aparecieron las letras en rojo -“Una reserva tropical.”

Una versión en pequeño de Gustavo apareció por un lado de la pantalla.

-“Buenos días, damas y caballeros. Déjenme empezar explicándoles el inicio de Conserva.”- desapareció poco a poco, mientras el vídeo cambiaba y se veía una visión del Conserva desde arriba, desde un helicóptero.

-“Hace solo unos doscientos años, todo este desierto era muy distinto a como es ahora.”-cambió la imagen, enseñando un desierto con más arbustos por aquí y por allí, y donde se encontraba el Conserva, había un oasis.-“No había parques de atracciones, y la única manera que tenían las personas de divertirse era con la caza y con la exploración. Por aquel entonces, los antepasados de muchos de los encargados de este parque, encontraron en medio de un desierto de arbustos secos y de agua escasa, un oasis. El oasis ocupaba un área mucho mayor que Conserva hoy en día. Sabiendo que todo ese espacio verde no tardaría en desaparecer, cortaron todos los lazos con el exterior y se asentaron en él.”

-“El principio fue duro. Las especies que vivían en el oasis no se habituaban a la presencia humana, así que los antepasados se agruparon en un campamento a las afueras, en el borde del oasis. Con el tiempo, consiguieron amansar algunas especies, como perros salvajes, o monos. Aun así era muy complejo, y a menudo necesitaban ir a cazar. Finalmente decidieron que un grupo pequeño volvería a la sociedad, con algunos animales exóticos para venderlos y obtener ganancias, con las que comprar bienes necesarios para su supervivencia. Este método sigue empleándose hoy en día.”

-“Al volver, trajeron no solo los animales de ganado que necesitaban, sino también a más personas, esposas e hijos para aquellos que las tenían, e incluso familias enteras de ganaderos y agricultores que no podían seguir para adelante y sobrevivir en la sociedad. Así, diez años más tarde de su ida, volvieron para asentarse y proteger ese espacio natural.”

Las imágenes sobre en qué había consistido ese pueblo pequeño, cambiaron a unas más modernas, con el parque de atracciones ya construido. Faltaban los hoteles, y la zona de noche, Night-Entertaiment, pero el Conserva ya estaba cerrado con el muro octogonal.

-“No se sabe cómo pudo una sociedad de venta de animales transformarse en una mayor, en un parque turístico de atracciones, pero es así. Ocurrió hace unos cien años, y hace tan solo veinticinco se unió a nuestro parque un multimillonario. Gracias a él se pudo hacer la construcción de los hoteles en el lago, y cerrar el Conserva actual entre muros de hormigón y acero. La existencia del lago subterráneo se dio cuando cavaron para la construcción de los hoteles. Un arquitecto bastante imaginativo dio un giro de 180 grados al asunto cuando modificó el plano del hotel para que pudiera ser acuático. Gran parte del trabajo se le puede agradecer a este arquitecto quien, por razones personales, prefirió permanecer en el anonimato.”

-“Habiendo hecho ya un resumen de la historia del parque, podemos pasar a Conserva. Esto se divide en Inicio y Conserva para principiantes, quienes sois vosotros. Terminará con Curiosidades.”

-“Inicio.”- la voz cambió. Ahora era la de un chico más joven. -“Siendo Conserva la atracción más grande, la más antigua y la más exótica, es aquella más visitada tanto turísticamente, como por miembros de este parque.”

-“El Tío Gustavo es el principal encargado de mantener las instalaciones en perfecto funcionamiento: el río sigue corriendo en círculos, cada vez más imperfectos y torcidos; los animales viven a sus anchas por sus territorios, y asustan a los bañistas que entran por error, o porque el río hace un giro entre medias. Las barcazas se oxidan y se hunden casi a diario… Pero no le digáis nada de esto a Tío Gustavo. Era un buen chico…”

-¿A que os está gustando?- dijo Gustavo en voz alta, sobresaltándonos a todos. El cabrón había entrado silenciosamente solo para darnos un susto -Yo invito todos los viernes a mi sobrino, y comemos palomitas juntos mientras que montamos las nuevas grabaciones, y vemos cómo quedan los nuevos vídeos. Es muy entretenido.

-“Conserva para principiantes. Conserva básicamente consiste en un circuito acuático, un circuito cerrado circular. De largo puede llegar a ser veinte kilómetros, en su punto más ancho. Desde su punto más corto son unos diecinueve o dieciocho kilómetros. Inicialmente, el río hacía un círculo perfecto. Más adelante, años y décadas más tarde, el río tomó el camino más sencillo por su cuenta de forma que, aunque ha habido gente que se ha esforzado en hacer un mapa detallado de este territorio octogonal, y de las áreas ocupadas por la fauna y flora, estas tienden a cambiar rápidamente.”

-“El recorrido se hace a bote. El bote inicial es a remos. Tiene capacidad para seis personas, el más pequeño de los que se cogen durante el recorrido, pero como máximo se permiten tres personas por bote. Al menos en el punto inicial. Si por alguna razón tras el punto inicial”- un punto rojo parpadeaba sobre este campamento, en un croquis sobre Conserva -“alguien pierde su bote por no subirlo demasiado a la orilla y no atarlo, o por subirlo demasiado y luego no poderlo bajar, deberá seguir el río hasta el siguiente bote, donde podrá continuar su recorrido como si nada le hubiera pasado. Hay cuatro puntos de bote nuevo: el inicial o de salida, un bote de remos con capacidad para seis personas,”- el punto rojo que parpadeaba -“el segundo, una barca con capacidad para doce personas,” -dos lados del octógono más tarde, parpadeando en azul -“el tercero, una barca grande con capacidad para diez personas, con protección para una parte un poco dura del río,”- parpadeando en amarillo - “y el cuarto, otro bote de remos con capacidad para seis personas, como el primero.”- parpadeando en verde. Cada uno estaba alejado del anterior por dos lados del octógono.

-“En cada punto encontraréis una pequeña base, a la que se podrá acceder con la tarjeta especial que os viene con vuestro bote. Dentro, hay habitaciones blindadas que se pueden abrir, una por tarjeta, con equipaje a elegir o a dejar. Cada habitación tiene un número en la puerta, cada una con el mismo equipaje. Con el número de bote que os toque, podréis acceder con la tarjeta de ese número a la habitación que os corresponda. Si perdéis la tarjeta, no podréis elegir el equipaje que podríais coger.”

-“En el momento en que abráis la base, un bote esperando en la parte de arriba se soltará de los muelles. Como consejo, a menos que prefiráis correr o nadar hasta el siguiente punto, os recomiendo que dos suban con una cuerda por las escaleras de incendios, abiertas para todos, y que aten el bote con su número correspondiente al muelle, para que no se vaya cuando el compañero de abajo abra la base.”

-“Por las noches se cierra herméticamente la base, mientras que se suelta gas lacrimógeno por los conductos de ventilación, durante cinco de las horas de la noche. Después se ventila, de forma que para las once, hora de paso de los aventureros, se activan las puertas y el sistema hermético de seguridad deja de funcionar.”

-“Por último, Curiosidades sobre Conserva”- suspiró el chico, cansado ya de hablar -“Como continuación sobre la parte de los botes de antes, debo añadir que el cambio de bote a bote se da en las estaciones de <Up ‘n’ Down>. Consisten en presas de unos cinco pisos de altura, con una serie de ascensores que sirven para subir los botes a la parte de arriba. Uno debe empujar el bote correspondiente hasta uno de estos ascensores, rodeado con vallas de medio metro de altura, que ascienden por la pared y se detienen en lo alto, en el otro nivel. Se activan, de nuevo, con las tarjetas. Esto no activa el mecanismo de liberación del bote, de forma que se puede hacer lo primero y atar el bote correspondiente una vez en el otro nivel. El bote recién usado se dejará en una cinta transportadora, que lo llevará a un almacén. No se debe continuar el recorrido en el mismo bote: cada bote está preparado para lo que va a encontrar entre estación y estación de Up ‘n’ Down, y cada estación de Up n Down está preparada solo para subir los botes que se deberían utilizar. No se puede bajar en los ascensores para barcas, porque no sería la primera vez que se quedan atascados por alguna ramita, o por un pie de alguien que, sentado en el ascensor con las piernas colgando se haya atascado entre los engranajes, impidiendo la bajada. Si se utiliza todo como se debe, no habrá accidentes posibles.”

-“El gas lacrimógeno se utiliza por si se cuela algún animal dentro, para dejarle inconsciente o inutilizado durante el tiempo que esté ahí dentro. Un periodo largo de exponerse a los gases, como por ejemplo al de doce horas, aunque no sean seguidas, bastarían para eliminar cualquier amenaza, por grande que sea, de las instalaciones.”

-“Y para finalizar, una breve mención sobre el tiempo. El tiempo funciona de manera diferente dentro de Conserva. Lo que te parecen unos minutos pueden haber sido horas, o al revés. Un día puede hacer sol, otro llueve, al siguiente bien puede venirte un viento huracanado, salido de Dios sabe dónde. El cómo sea el tiempo un día no implica necesariamente que al día siguiente vaya a mejorar, pero tiende a ser así. Si un día hace sol, al día siguiente podrá llover unas horas, o por la noche; pero seguro que no granizará, ni helará. El tiempo que haga cambiará el comportamiento de la flora y de la fauna. Si llueve, las orillas estarán más fangosas que si no, y si hace un calor de muerte, posiblemente coincidas con más animales de los esperados, que por la sed se acercarán al agua a beber.”

-“Queda terminantemente prohibido tirar ningún resto sintético al medio en Conserva, a menos que sea en las basuras correspondientes en las bases. Todo este resumen, más uno sobre las especies variadas que contiene Conserva se encuentran en un libro llamado <Curiosidades sobre Conserva>, que viene con el bote inicial. Queda también prohibido beber del agua del río, sin haberla filtrado y calentado antes según como indica en el libro recién mencionado. Bien, y ahora podréis preguntarle todas las dudas que tengáis a Gustavo. Os deseo mucha suerte en vuestra aventura. Seguro que os divertís mucho sobreviviendo en nuestro paraje tropical.”- se apagó la pantalla y se encendieron las luces, mientras que Gustavo abría las cortinas.

-Salgamos fuera.- comentó secamente.

La luz del sol nos cegó, a pesar de que ya quedaban pocas horas para el anochecer. Alex y Javier se quedaron charlando con Gustavo, reservando para la mañana siguiente.

-Volved andando a la zona de tiendas y atracciones. Nos veremos a las nueve en el Hall del hotel.




Media hora más tarde, Adrián, David y yo estábamos en la plaza de antes, aquella a la que llegamos siguiendo un rastro de sangre. Rodrigo se había quedado atrás, en las atracciones, con Marcos, Merlín y Sergio, otro grupo con el que se llevaba muy bien.


Bueno, ¿qué os ha parecido? Por favor, no dudéis en comentar, con cada comentario conozco vuestra opinión, sea buena o mala me ayudará a mejorar la historia y mi manera de escribirla.

Un abrazo muy fuerte, y gracias :D

PD.: Aún falta un último trozo para culminar el primer capítulo.

Naif.

1 comentario:

  1. Esperemos que los visitantes hayan estado muy atentos al vídeo y a las explicaciones de Gustavo en persona. Quién sabe, igual no todo se desarrolla como estaba previsto y tienen que tomar decisiones rápidas para solucionarlo, sin demasiado tiempo para recordar.

    Y si me equivoco tampoco pasa nada, seguro que llegas a una situación interesante de un modo u otro.

    ResponderEliminar