Google+ Followers

Followers / Seguidores

martes, 1 de septiembre de 2015

RB. Proyecto para Dos: La biblioteca



________________________________________________________________________________________________________________________________________________


ESPERAD, ES IMPORTANTE SABER QUE...

El extracto que estáis por leer corresponde con la segunda parte del relato creado a cuatro manos con María L.S. Si aún no lo habéis hecho, asomaos por allí a leer la primera parte.

Espero que disfrutéis con la lectura tanto como nosotros hemos disfrutado escribiéndolo.
Un abrazo a todos ^^.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________

martes, 18 de agosto de 2015

Caprichos


¿Qué puedo decirte para evitar que las lágrimas que se deslizan por mis mejillas sean reales? ¿Qué puedo decirte para evitar que los latidos de mi alma desprendan mis plumas?

En el fragor de una batalla que aún está por producirse, te observo sin que nuestras miradas se encuentren. Sin que transcurra el tiempo caminas a mi lado, y suspiro al desvanecerme.

Lejos de ti y cerca de tu alma, observo las nubes pasar en silencio. Recuerdo cuando después de acariciarme lamías las tristezas a merced del viento. Recuerdo el hedor de tus ojos cuando reflejaban mi sombra. Recuerdo la oscuridad de tus plumas cuando probaste la muerte.

¿Dónde estás, dónde fuiste? ¿Por qué aparté de mí el aroma de tu sonrisa?


Pese a que vives, mi alma ha dejado de sentir tu constante roce. Al extender el brazo en la noche, las yemas se manchan con la ceniza de tu cuerpo. ¿Cuáles son tus pensamientos cuando las muertas muñecas me besan los labios? ¿Cuáles son tus sentimientos cuando tus frías palabras riegan la nada y me sumen en el olvido?


Rodeado en el silencio, tus palabras vacías arrancan las alas de un millar de ángeles, obligados a caminar lejos de tu luz. Obligados a despertar.



Naif.



Esta entrada se la dedico a tres pequeñas luces que ardieron en el firmamento, a Kait y a Miriam.

Ojalá no las vea desaparecer.

martes, 11 de agosto de 2015

Reivindicando Blogger

Buenos días.

Lo cierto es que no pensaba volver por aquí. Ya había cerrado el blog al público, más que para unos pocos compañeros o curiosos a los que conociera al avanzar el tiempo, y me disponía a iniciar de nuevo mis pequeñas narraciones en otro blog distante del que no hablaré ahora.

¿La razón?

Ha pasado un año largo. Un año en el que he descubierto lo que es estudiar y lo que es trabajar. Por poner un minúsculo ejemplo: en este año me ha faltado tiempo para escuchar música.

Siempre es posible ponerse un casco y buscar una canción pero, ¿escucharlo apasionadamente? ¿Disfrutar de la música que vibra en el pecho? ¿Menear los pies al aire y dejarse llevar? Difícil.

Además, mi estilo ha cambiado. Ya no escribo desbordando alegría por todo mi ser. Mi piel no grita "felicidad" a cada párrafo nuevo o verso. Rellenar los huecos del papel no completa el vacío que siento. He cambiado. Sigo siendo Naif, pero he cambiado.

Y entonces, ¿por qué volver?


No quiero mentirle a nadie, no planeaba hacerlo. Lo cierto es que la razón por la que estoy de nuevo aquí es gracias a una amiga a la que yo llamo Kait, el filo de mi alma, fría y cortante.


Gracias a Kait conocí el blog Reivindicando Blogger, y me propuso participar en una Iniciativa - mi antiguo consigue escapar y dar unos ridículos saltitos de alegría en el interior de mi alma, antes de que (yo) le atrape y le encierre de nuevo -, la iniciativa Proyecto para Dos.

 Reivindicando Blogger

De modo que he vuelto. Cargado de emociones y de deseos, pese a que releyendo esta entrada parezca que camino hacia un funeral, con los muertos a cuestas. Y cuando todo acabe comenzaré de nuevo, como os indicaré cuando crea que estoy preparado.

Un abrazo muy fuerte a todos, gracias por haberme acompañado.




lunes, 10 de agosto de 2015

Mañana sin falta


Era una mañana otoñal y el sol calentaba con fuerza los campos de trigo, que ondulaban en la luz.

Carlos leyó de nuevo las dos líneas y, sin cerrar los ojos, observó las olas generadas por las espigas de trigo, la curva de un camino de tierra, semi oculto entre los tallos y al fondo, una casita de piedra con una chimenea y dos bicicletas apoyadas contra enredadera que cubría una pared. Un árbol alto y viejo le hacía sombra.